El apego entre la madre y el recién nacido

El vínculo es importante porque permite al bebé sentirse seguro

El apego entre la madre y el recién nacido

Muchas madres y padres que esperan el nacimiento de su bebé se cuestionan cómo lograr que se dé una buena conducta de apego entre la madre y el recién nacido. La calidad del apego es importante porque permite al bebé sentirse seguro. Seguridad que actuará posteriormente como regulador de la experiencia emocional.

Este vínculo se produce cuando hay una relación cariñosa, íntima, empática y estable entra la madre y el niño, o el cuidador sustituto y el niño. Un buen indicador de que esto se está logrando es que ambos se sientan satisfechos y disfruten de la relación. Sin embargo, es importante notar que el apego inicia aún antes de que el bebé nazca y en circunstancias normales se establece de manera firme antes de que el niño cumpla un año. Así desde el momento de la concepción las fantasías que pueden tener los papás respecto al sexo, apariencia y personalidad del bebé influencian la calidad del vínculo que se establecerá.

Asimismo, la capacidad de los padres y el tipo de vínculos que ellos establecen típicamente en sus demás relaciones, como las características propias del bebé, son otros de los múltiples factores que entran en juego en este sistema de relación. Es decir que el temperamento del recién nacido, su nivel de actividad, humor general, patrones de sueño, disposición al contacto y de nuevas experiencias son elementos que evocan a su vez ciertos comportamientos y actitudes de la madre.

Una madre o un padre que logra establecer un vínculo de calidad es aquél que es suficientemente receptivo y sensible al bebé, de tal forma que es capaz de reconocer las señales que él o ella emite. Si el bebé busca proximidad, sonríe o se encuentra inquieto, la madre podrá responder con las conductas de apego del adulto correspondientes (tocar, sostener, calmar, sonreír). El bebé aprende que si se siente incómodo o de alguna forma tensionado podrá encontrar en la madre un alivio y respuesta lo cual le hace sentir que tiene un cierto “control” sobre los eventos de la vida.

Es importante resaltar que los patrones de apego tienden a ser estables a través de la vida y pueden ser de diferentes tipos con diferentes personas, es decir que son circunstanciales.

Ha sido posible determinar los distintos tipo de apego que van desde el seguro que cuenta con el más alto nivel de salud, hasta el evitativo, el resistente, el ambivalente y el desorganizado/desorientado.

En conclusión el apego es una característica de la relación y no sólo del bebé o la madre que está encaminada a otorgar al bebé una sensación de seguridad y autoeficacia,

Magdalena von Bertrab
Psicóloga

maikavon@hotmail.com
 

Comentarios

12/02/2008 11:02:03 a.m.

Hola, este articulo esta muy bueno, solo que me da trizteza porqu eme doy cuenta que mi bebe y yo no tenemos este apego, por varias razones,mi bebe tiene 4 mese yo trabajo y lo veo hasta la tarde, llego ami casa y continuo con las lavores y mi esposo lo cuida... es trizte porque amo ami hijo, pero no hay vinculo uno nunca espera que un tu hijo no te quiera...Por otra parte felicito alas mamis que tiene ese hermoso apego con sus bebes cuidenlos y amenlos mucho por que los hijos son la luz de nuestras vidas.... Cinceramente Gaby ......
GABRIELAMARTINEZ

• Haz un comentario

Si ya estás registrado solo proporciona tu nombre de Usuario y tu Password. Si todavía no eres miembro de Nosotros2.com

    | Regístrate Gratis

Foros