10 reglas básicas para preservar la intimidad en la pareja

Refuerza tus relaciones de pareja siguiendo las recomendaciones

10 reglas básicas para preservar la intimidad en la pareja

La pareja es la base que sustenta la familia, y esto suele olvidarse cuando llegan los hijos. Sin embargo una relación de pareja debe darse especial atención, y más aún, reforzar esa intimidad que se comparte.

En ocasiones, hay parejas que vuelcan su atención en la familia, desde la mañana hasta la noche se dedican a cuidar responsablemente de los hijos y a realizar sus respectivos trabajos,  olvidando su propia intimidad ¡Error!

Una pareja debe tener presente que el tiempo pasa, los hijos crecen e inevitablemente toman su propio camino, dejando nuevamente a la pareja sola, como núcleo de la familia.

Es cierto que la llegada de los hijos hace que la intimidad disminuya, sin embargo es importante que en esos momentos de intensa vida familiar no se pierdan los espacios, que los padres descansen, ocasionalmente en su rol de padres para esta juntos en el papel de pareja.

Según los expertos, si la pareja es capaz de mantener su espacio, tiende a tener menos dificultades en sus relaciones interpersonales, situación que a todos beneficia.

Existen una serie de recomendaciones que toda pareja debería de seguir, sobre todo cuando se tiene hijos o bien si se comparte la casa con familiares o alegados. He aquí las reglas básicas:

  1. Reconocer las diferencias entre la intimidad de pareja y la familiar. Ser pareja y ser familia son dos sistemas de relación intercomunicados entre sí, pero independientes.
  2. ¿Cuántos caben en la intimidad? En la intimidad de pareja solo caben dos. Los límites en este sentido deben ser claros, sin dejar que el espacio familiar se coma parte de esta intimidad. La pareja necesita ese espacio, darle el privilegio que se merece y ser conscientes de su importancia. Después de todo, si se deshace la pareja, también se deshace la familia.
  3. Proteger los gustos y proyectos de cada miembro de la pareja. Es norma que cada uno tenga gustos distintos, pero lo importante es tener un proyecto común, pues de lo contrario las actividades distintas tenderán a separarlos.
  4. Preservar el pasado de tu pareja. Todos hemos tenido una etapa anterior que forma parte de nuestras vidas y que es indisoluble de nuestra personalidad. No es infrecuente que la pareja los conozca. Estos pormenores deben quedar en la intimidad de la misma, pues en caso de ser revelados pueden ser mal interpretados por los hijos, siendo probable que el cónyuge o pareja no vea con buenos ojos compartir sin autorización, intimidades pasadas con el resto de la familia.
  5. Toma de decisiones en privado, soluciones en público. A lo largo de la vida, son numerosas las decisiones importantes que hay que tomar. Por ello es natural que no sepamos qué decisión tomar en cada momento o que exista diferencia de opinión frente a la pareja. La decisión final dependerá de algunos puntos de vista que deben discutirse en privado, dado la dinámica de la pareja (una mirada cómplice, una seña, etc.), a fin de no realizar u comentario inoportuno.
  6. ¿Discusiones? Siempre en la intimidad. Las discusiones de todo tipo existen y es inevitable en una pareja, después de todo son dos personalidades diferentes. Lo realmente importante es estar abiertos a conversar sin descalificar la historia personal de cada uno. El resto de la familia ni tiene ni deben ser partícipe del conflicto, que por lo regular son por causas íntimas entre dos personas.
  7. Contención mutua. Una pareja debe ser capaz de ponerse en el lugar del otro. Una palabra, un gesto o una caricia puede ser la calma a un momento de rabia y frustración. Cada pareja tiene su propia forma de descargar su enojo o agresividad que a veces recolecta fuera del hogar; se debe ser consciente de resolver estas psicopatologías en el interior de la pareja o, al menos, ella debe ser tolerante y procurar aguantar el momento.
  8. Reservar tiempo para nosotros. El tiempo debería ser administrado como un bien común, y una fracción destinada a estimular la relación de la pareja. Con unas noches o días en las que se comparta cierta intimidad asegurará una mejoría en la comunicación e intimidad de la pareja.
  9. Intimidad dentro de la intimidad: los espacios personales. También la intimidad individual es importante. La vida en pareja requiere la necesidad de espacios personales para cada uno; espacios de tiempo y físicos para desarrollarse como persona y poder aportar elementos que enriquezcan la relación.
  10. Sexualidad, el último refugio. La sexualidad constituye el valor más íntimo de cualquier pareja. El sexo comprendido en el entorno de una pareja representa la mejor prueba de su salud, por lo que resulta fundamental salvaguardarlo. Si la intimidad se ve menoscabada, la sexualidad resulta afectada de forma inmediata. La recomendación es que la habitación de los padres sea un santuario respetado por la familia y acostumbrar a los hijos a tocar antes de entrar.

Fuente: José Miguel Gaona, Médico Psiquiatra (Educar bien)


• Haz un comentario

Si ya estás registrado solo proporciona tu nombre de Usuario y tu Password. Si todavía no eres miembro de Nosotros2.com

    | Regístrate Gratis

Foros